viernes, 19 de mayo de 2017

Consulta Fattorello en Venezuela. La maldición del Dabucurí.

Desde hace días el cielo de Venezuela está encapotado. Nubes negras entre un aguacero y otro. La tierra se llena de barro y sangre. La sangre es joven. Sangre de manifestantes hartos de que le roben el futuro. Mientras tanto nos enteramos que a los indígenas no le va al comunismo. Ayer 17 de mayo de 2017 las etnias amazónicas de Venezuela marcharon contra el gobierno. Era de esperarse. El comunismo es una receta para el proletariado. El proletariado es una consecuencia de la burguesía. Los indígenas nunca han sido burgueses, en consecuencia era lógico que no se comieran la insípida receta comunista. 
«La Gran Marcha de Shamanes» que ayer inició en Puerto Ayacucho en contra de la «oscuridad de la dictadura», da inicio a la Guerra del Dabucurí. 
Nueve días antes, el 9 de mayo, el gobernador del estado Amazonas, Liborio Guarulla, invocando a sus ancestros, lanzó la maldición del Dabucurí al gobierno «Les aseguro que no morirán sin tormento, les aseguro que antes de morir comenzarán a sufrir y su alma vagará por los sitios más oscuros y pestilentes antes de poder cerrar los ojos». Además aseguró que «Así como ellos creen que tienen un poder material, nosotros tenemos un poder espiritual». Espíritu contra represión. Maldiciones contra tanquetas. Cultura ancestral multicolor versus autocracia en tono de grises. Rebelión étnica de la parte del país que no está comprometida ni con el comunismo ni con el Miss Venezuela. Cultura balanceada entre la obsesividad y la histeria. Tambores y maracas versus fusiles y granadas. Toda la historia del continente tratando de reescribirse. El pasado vuelve a regañar al presente. El futuro regresa poco a poco a su lugar de expectativa, del que le sacaron a patadas los comunistas. Los comunistas odian al futuro por libertino y reaccionario. 
A las pocas horas unos sicarios asesinaron al sobrino del gobernador de Amazonas.
Sigue lloviendo en Venezuela. Se esperan inundaciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario