lunes, 27 de diciembre de 2010

Consulta Portátil de Psicología en Argentina (2) Psicología del cómic

El legado cultural de los cómics

Liseth y Solano López el
dibujante del Eternauta

Para «el ciudadano del mundo», en su “respeto transcultural” por las manifestaciones artísticas, debe estar claro de que no hay "artes menores". Y el cómic no es solamente un arte primario en sí mismo, sino también un gran método pedagógico, y tal vez sea portador de un valor agregado en la historia de la humanidad, valor que sólo puede apreciarse si lo relacionamos con las primitivas pinturas rupestres; si bien es altamente posible y tal vez muy probable que el cómic haya sido iniciador del arte y de la pedagogía en el pleistoceno, nadie puede negar que ha sido puerta de entrada para millones de niños del mundo en su proceso de culturización.
Tendría yo alrededor de siete u ocho años cuando leí en la revista de cómics italiana “Il corriere dei piccoli” la biografía ilustrada de Alfred Nobel, mucha agua ha pasado bajo el puente desde entonces, y si bien no creo haber vuelto a leer otra biografía de Nobel aún recuerdo perfectamente lo que, a través de las caricaturas, supe de su vida. A los nueve años había leído todas las historias de Julio Verne en forma ilustrada, gracias a los cómics, le había dado la vuelta al mundo en 80 días, había llegado a la luna, había explorado 20.000 leguas del fondo marino y me había adentrado hasta el centro de la tierra.
La cultura norteamericana sería bien otra de no haber existido Marvel, DC Cómics, Looney Tunes, Merrie Melodies y Walt Disney. Lo mismo puede decirse de los italianos que por generaciones han crecido con “i fumetti”, y de la cultura española con sus “tebeos” o de los argentinos con las “historietas”.

Sofá and Company: una pequeña retribución a los favores recibidos por las historietas

«Sofá and Company»,
historietas sobre psicoanalistas
Una autobiografía es la enumeración de aquellas vivencias que nos han marcado. No puedo, y si pudiera no quisiera, desligar mis memorias de mis lecturas de historietas. Por ello fue inevitable la tentación de crear una tira cómica propia y esta urgencia logró plasmarse cuando conocí a Aldo Hoffinger, un compañero de escuela con el que compartíamos el mismo entusiasmo por las historietas, lo cual marcó que fuéramos amigos para toda la vida y coautores del cómic «Sofá & Company».
Cuando por una serie de casualidades decidimos hacer un libro de cómics, Aldo ya era un renombrado pintor que se dedica como hobby a la caricatura y en su infancia había sido altamente influenciado por la revista semanal de “fumetti” «Topolino» (versión italiana de las aventuras de Mickey Mouse y el Pato Donald); yo por mi parte ya era psicoterapeuta y por ello el resultado no podría haber sido otro que «Sofá and Company»: la historia de cinco psicoanalistas personificados por ratas antropomórficas que desarrollan sus peripecias en una clínica de salud mental llamada Sofá and Company.

Reunido con Aldo Hoffinger en los Alpes Piamonteses
planificando el próximo libro de Sofá and Company.

Hoy en día, más allá del valor en sí de la obra, la complacencia de haber creado «Sofá and Company» proviene del sentirnos fieles a las influencias recibidas de los cartones animados de nuestro pasado. Para Aldo, los “ratones psicoanalistas” de la historieta son sus mascotas, y para mí, son una terapia particular: una oportunidad para reírme de mí mismo.



El cómic en Buenos Aires

Cuando conocimos a Quino, Liseth me dijo:
 «Es exactamente como lo había imaginado, no podía ser de otra manera.»
En Buenos Aires el cómic tiene el sitial que se merece, es impensable que en esta ciudad la se le llegara a considerar un arte menor. Ciudad madre de dibujantes y guionistas que llenaron el mundo con la originalidad de las historietas argentinas. Quino con «Mafalda»; Alberto Breccia, López y Oesterheld con «El Eternauta»; Dante Quinterno con «Patoruzú»; Caloi con «Clemente»; Roberto Fontanarrosa con «Inodoro Pereyra»; «Diógenes y el linyera» de Tabaré, Guinzburg y Abrevaya (luego García Blanco), entre muchísimos otros.
Una anécdota: Como todos saben, la historia del «Eternauta» comienza con una inusual nevada en Buenos Aires (sólo había un registro de nevada en Buenos Aires y databa de 1918). En el año 2007 conocí en Buenos Aires a Solano López, autor del Eternauta, y unos días después ante el asombro mundial, nevó en Buenos Aires. ¡Todo un lujo de casualidad!

Solano López: un dibujante creador de mitos.
La influencia de las historietas
Seguramente hay una relación directa entre la producción de cómic por país y la influencia de los mismos en los demás países. No estoy en capacidad para hacer una estadística pero no puedo resistirme de mencionar la suspicacia que me genera el hecho indiscutible de que las culturas que mayormente sobrepasan las fronteras de sus países y alimentan las culturas mundiales, también sean las de más alta producción de caricaturas. Desde las tres grandes escuelas tradicionales a nivel global, todas con sus propias sistemas de producción y distribución: la Estadounidense, la franco-belga, y la japonesa. Hasta las de menor trascendencia global, aunque con fases de gloria, y siempre con algún autor relevante y rasgos específicos, como son las escuelas británicas, españolas, italianas, argentinas y chilenas.

Exposición itinerante de Milo Manara
 en Buenos Aires.

Ya a finales de los 60, Oscar Masotta afirmaba que a través del cómic se estaba produciendo un verdadero intercambio de culturas o universalización cultural, de tal manera que "los italianos y los alemanes leen historietas producidas en Francia y viceversa, los pueblos de habla hispánica leen tiras producidas en países anglosajones, en los Estados Unidos en su mayor parte, etc", contribuyendo así a borrar las particularidades nacionales. Sin embargo, este teórico no dejaba de mencionar, como un valor negativo, que: «esa universalización puede ser utilizada -y lo es sin duda- como medio de influencia por lo países que, por su estructura económica, se encuentran colocados en posición de centrales».
El ciudadano del mundo debe saber discernir lo que es un agregado cultural de una manipulación política. Lo cierto es que el cómic es arte y como tal es poderoso, el correcto o incorrecto uso que se le dé dependerá de la conciencia de cada quien. Por ello debe ser esencia del ciudadano del mundo, tener "conciencia global" y "responsabilidad evolutiva".

¡Claro que las historietas tienen influencia social!
Aquí estoy apoyando la candidatura de Mafalda para presidenta.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Consulta Portátil de Psicología en Buenos Aires (7) Psicología de masas (el fútbol).

El observador "juega" el  juego. La "barra brava"
vive (cantando) las hazañas de sus héroes.
En esta vida todos somos Homeros y griegos  .
Buenos Aires es un montón de misterios; develar alguno conlleva sus consecuencias: Disfrutar un juego de Boca Juniors en la Bombonera te tornará irremediablemente “hincha” de los “Xeneizes”.
No soy de andar entre mucha gente, debo tener, tejidos en el ADN, unos cuantos genes misántropos y otros tantos agorafóbicos, pero hay cosas que sólo tienen sentido si son multitudinarias y una de ellas es el fútbol. Una excelente forma de comprobarlo fue el clásico Boca Juniors – Racing, en la Bombonera (quise darme este gusto después del tropezón que llevé en el mundial, ¡imagínense la pena!, ¡yo hinchaba por Argentina e Italia!).
Aún antes de empezar el partido mi amígdala cerebral enfrenta un dilema: ¿El show que vinimos a ver está entre los 11 jugadores del Boca Juniors que corren en la cancha o en el doceavo jugador que está en la tribuna? El jugador Nº 12 es la “Barra Brava” de Boca que está compuesta por miles de almas que animan, cantando (hinchando), a sus héroes en la cancha.
Vivimos una derrota, Racing ganó 2-1, pero la Barra Brava se encargó, con sus cánticos, de que aún perdiendo no se amilanara la dignidad. Palermo, el héroe del Boca Juniors (¡Aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir los goles de Palermo que ya van a venir!), el gigante gentil, jugó lerdo, torpe, pero nadie lo criticó. Un hincha a mi lado sentenció: «Palermo tiene suerte para los goles y hoy estaba de "mala leche"». Eso es saber perder, eso es saber jugar. La vida es un juego y uno escoge la forma en que jugarlo. La “ruleta rusa” siempre será la peor opción.
Pero, de todas formas perder en la propia cancha, en la Bombonera, es un trago amargo que a la salida ameritó mucha cerveza Quilmes para terminar de tragarlo. Al escribir esto, han pasado cuatro meses desde aquel encuentro, pero aún resuenan en mis oídos, a manera de “tinnitus”, los cánticos de la hinchada:
«Ponga huevo, huevo los Xeneizes, ponga huevo, huevo sin cesar
que esta tarde, cueste lo que cueste, esta tarde tenemos que ganar»

La axiología de masa


Sabemos que la autoestima es necesaria para soportar la vida, sabemos que la autoestima está compuesta por todo aquello que de nosotros valoramos, y también sabemos que un valor es aquello que es importante para nosotros y que para serlo necesitamos que sea importante también para los demás, para el grupo al que pertenecemos, para nuestro gremio al que tomamos como referencia. Se nos va la vida en tratar de llenar la autoestima con valores y, quien más quien menos, todos, en algún momento, hemos sentido desconcierto ante los valores de los otros. Me refiero a que cada quien, después de armar su propio código de valores, vive la sensación de que todo el mundo debiera valorar lo mismo, al historiador le parece imposible que exista alguien a quien no interese la historia. Debo reconocer que siempre me ha llamado la atención el fanatismo futbolístico, mi neófita y siempre incipiente relación con el balompié me dificulta comprender la súper valoración que los hinchas otorgan al campeonato. Me es difícil imaginar cómo se pueda delegar el valor de la autoestima a los méritos de un equipo deportivo, aunque sé que los valores personales dependen de las propias vivencias, sigue siendo asombroso para mí que una persona pase la semana discutiendo con sus amigos sobre los aciertos o equívocos del director técnico, sobre las cualidades o defectos de los jugadores, apostando sobre el resultado del partido del domingo próximo, y por último, llegado el domingo, sienta que la semana valió la pena, la vida valió la pena, la espera valió la pena, para poder ver ese partido. Y mientras escribo esto me doy cuenta que tal vez el único sentimiento que me embarga al analizar el fanatismo de los hinchas es: envidia. La envidia de no poder sentir, con el fervor que ellos sienten, el valor de pertenecer a un gremio que garantiza proporcionarte, cada domingo y por el resto de tu vida, un motivo para vivir. Mis respetos y admiración para todos los hinchas del mundo.

Glosario Boquense:
Boca Juniors: Uno de sus fundadores, Santiago Pedro Sana, hablaba inglés y se le ocurrió que el nombre fuese Boca Juniors.
Xeneizes: El término significa genovés, es decir, hijo de la ciudad de Xena, que es como llaman a Génova en el dialecto genovés. Fundado en La Boca, el club ya desde sus comienzos se identificó con los inmigrantes italianos que poblaban el barrio. Éstos a su vez lo adoptaron como propio, llenando las tribunas de “genoveses- xeneizes” durante las presentaciones del equipo.
La Bombonera: ¿Por qué La Bombonera? La leyenda cuenta que al arquitecto que diseñó el estadio, el yugoslavo Victorio Sulsic, le regalaron una caja de bombones y cuando la abrió se sorprendió al ver la similitud con lo que él estaba diseñando.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Consulta Portátil de Psicología en Buenos Aires (6) Sobre la (in) felicidad

¿Si Buenos Aires es la capital mundial del psicoanálisis, es también la capital mundial de la infelicidad?
Domingo, 8 de la mañana, nos despertamos y alistamos para salir. Mientras nos vestimos la TV pronostica llovizna todo el día. Ninguna sorpresa, es invierno en Buenos Aires, agregamos el paraguas en los preparativos. A las nueve de la mañana tomamos el colectivo (autobús) que nos lleva al teatro Colón. Diez de la mañana, sentados en un solemne palco del teatro Colón comenzamos a disfrutar el concierto (cuya entrada general era gratuita) del cuarteto de cuerdas que interpretará a Mozart, Ginastera y Beethoven. Mediodía, fin de la fiesta, salimos del teatro rumbo a la casa de unos amigos para comer pastas frescas, lo cual, con algunas variantes, es lo mismo que harán la mayoría de los que bajan las escaleras del teatro con nosotros.

Veinte años tardó la edificación inicial del Colón.
Si sumáramos las restauraciones llegaríamos a 50 años.
¡Sólo su cercanía debe hacernos felices!

Con un poco de disposición y buen gusto, vivir en Buenos Aires es una delicia. Un domingo como éste es capaz de hacerme feliz por quince días. Y mientras una parte de mi cerebro piensa esto, otras neuronas exclaman: «Me encanta esta ciudad por sus distintas cenefas culturales, ¿cómo no ser feliz aquí? y además de todo, es el chapitel mundial del Psicoanálisis». Y de seguido, sentí esa específica sensación de cuando mis ideas naufragan y abollan en espesa melaza de neuronas batidas a punto de crema, es una sensación desagradable que aprendí a reconocer como anticipación de un razonamiento paradojal. Y allí, en una esquina renegada de mi raciocinio estaba, en perfil interrogativo, el asunto: «¿Si Buenos Aires es la capital mundial del psicoanálisis, es también la capital mundial de la infelicidad?»
La paradoja resultante del desafortunado pensamiento es de las peores, por ser de doble discusión: 1) Para llenar los consultorios de una capital mundial de la psicoterapia se necesita una cantidad enorme de pacientes y los pacientes son esencialmente infelices ¿tanta infelicidad hay en esta ciudad luz? 2) ¿Con tanta psicología merodeando por allí, la neurosis y/o la infelicidad no debiera haberse curado, desaparecido o, al menos, emigrado a lugares menos terapéuticos? Una “capital de la psicoterapia” es un concepto fatuo de toda fatuidad: sólo puede "existir" hasta que "es", porque al "ser", sus habitantes (psicoanalizados) debieran curarse y ser felices y no necesitar de los psicoterapeutas que, sin demanda de trabajo, debieran emigrar, haciendo de la capital un pueblo desprotegido de la mano de los psicoterapeutas.¡Oh, Dios (Freud)! ¡Dame luz y entendimiento para despejar este dilema! ¡Si hay muchos terapeutas debiera haber mucha gente feliz, pero si hay mucha gente feliz, no serían necesarios los terapeutas!
Saliendo del teatro pienso en lo vivido adentro, en el cuarteto de cuerdas, en la sala principal en forma de herradura del teatro Colon, en Mozart, en el almuerzo que nos espera a nosotros y (con las variante pertinentes) al resto de la gente, y miro a mi alrededor para tratar de encontrar respuesta a la pregunta ¿por qué Buenos Aires es capital del psicoanálisis y en consecuencia de la infelicidad? ¿Estoy rodeado de gente infeliz? ¿Cuántos pacientes de psicoterapia habrá entre toda esta gente que sale un domingo por la mañana del Colón? Observo algunos semblantes a mí alrededor, me centro en un grupo de personas, los cuento, son nueve, observo sus rostros, por los gestos y expresiones diría que cuatro de ellos están preocupados, tres están enojados y de los dos restantes uno parece estar feliz (está riéndose) y el otro es de difícil interpretación, porque a pesar de sonreírle al que ríe, pareciera que su semblante es más cortesía de interlocutor que reflejo del propio estado anímico.
¿Preocupados y enojados a la salida del teatro? Entonces trato de imaginarme cómo la pasarían durante el concierto. Lo primero que me viene a la memoria es que no fueron pocas las personas que (infringiendo las reglas del teatro) se empeñaron en sacar fotos durante la ejecución del cuarteto, para esos fotógrafos amateurs, retratar el momento era mas importante que vivirlo y merecía el riesgo de ser amonestados, además de importarles bien poco la molestia que pudieran generar a los demás. Tampoco fueron pocos los que cabeceaban y dormitaban durante el concierto en el más puro estilo Homero Simpson, y supongo que igual que el héroe del cómic, acompañaban obligados a su pareja o hija al fastuoso teatro Colón (que, aunque fuera aburrido para ellos, bien valía la pena el sacrificio por lo indispensable que es ir los domingos a conciertos de música culta y cosas por el estilo para alardear de buen gusto: el arte de la vanidad amerita cierto esfuerzo). Y fueron muchos más que pocos los que durante Mozart respondieron llamadas personales al celular, y durante Ginastera un vecino de asiento atendió una llamada tan expansivamente que me pude enterar que trataba de asuntos tocantes a su agenda laboral del lunes, en fin, el teatro estaba repleto de gente que “no estaba allí”. Mientras escribo esto me viene a la mente que uno de los términos vulgares para definir lo que un psicoanalista llamaría “neurosis”, es: «lunático». Discúlpeme el dislate, pero la cosa me pareció verdaderamente cómica por lo apropiada, la verdad es que un «lunático» es alguien que está en la luna, o sea "no está aquí", y disculpándome de nuevo por este desvarío semiológico, risueñamente me pregunto ¿sería una ligereza diagnosticar como "paciente en potencia" a alguien que responde un teléfono o saca fotos en presencia de un cuarteto de cuerdas que interpreta a Beethoven?
Tener amigos, compartir un asado: secretos a voces de lo que es la felicidad
(aquí en casa del  psicoterapeuta amigo Oscar Corso)
En el tren que nos llevaba a la casa de nuestros amigos (donde comeríamos sorrentinos caseros rellenos de ricota y nueces con salsa Alfredo), seguí pensando en los asistentes al concierto e imaginé cómo las parejas e hijas de los Homeros Simpsons le reclamarían a su acompañante el haber roncado durante la función. Luego me figuré la angustia, la impotencia, o el mórbido desespero, por adicción al trabajo, de quienes durante el concierto anticipaban los problemas laborales del lunes y luego imaginé el humor de estas personas al llegar a casa de los amigos donde almorzarían la pasta dominguera, enojados, angustiados, ansiosos porque termine el domingo y llegue el lunes para resolver el problema en la oficina; y así, mientras especulaba sobre las indigestiones resultantes, tuve la convicción de que ya me había respondido al por qué Buenos Aires es la capital del psicoanálisis y de la infelicidad. ¿Quedó claro? ¿Si? ¿No?
Bueno, para evitar malentendidos, veámoslo desde otro punto de vista.

Intermezzo
Recomiendo que quienes en las líneas anteriores comenzaron a especular sobre lo inapropiado del ejemplo de un domingo con Teatro Colon y almuerzo con amigos para representar a la gente de la urbe bonaerense, aludiendo a que no estoy teniendo en cuenta los avatares cotidianos de los millones de seres que viven en la ciudad, de la gente que tiene un hijo enfermo, o que no he tenido en cuenta la desesperación de los desempleados, o de quienes tienen dos trabajos para llegar a fin de mes, o que por tener un duelo reciente no pueden permitirse ser felices (como si la infelicidad de uno le diera beneficios a alguien) en fin, los que se están animando a criticar el post porque no tengo presente las miserias propias de la vida humana, les invito a que no sigan leyendo, porque de hacerlo se desubicarían aún más de lo que ya están ¡Vamos!, desde la mitad del siglo pasado la felicidad es patrimonio universal. Y quien no la busca, pues ni modo que la encuentre. Quien se queja del sinsentido de la vida, debe revisar su método de búsqueda. Por último, aclaro que este post no trata sobre la desigualdad social o la incorrecta distribución de la riqueza y demás miserias humanas que, de seguro trabajaremos en otros momentos y otros post, este post trata sobre la infelicidad de quienes pudieran ser felices. Ahora bien, aclarado lo anterior, podremos introducirnos al “Quid” de la cuestión sin falsos remordimientos.

¿Por qué hay tanta gente triste?
Empecemos diciendo que quien crea que la “felicidad” es fortuita, azarosa, y que por lo tanto debe ser una especie de hechizo dependiente del espíritu santo, de una varita mágica o flecha de cupido, está destinado a ser infeliz.
Hablemos de la esencia de la felicidad, en otras palabras hablemos de «valores». Todos necesitamos sentirnos valiosos. La felicidad es proporcional al nivel de valores presentes en nuestra autoestima, todos los estados anímicos que llamamos "positivos" y que van de la alegría a la felicidad son subidas en el nivel de valores de nuestra autoestima. Todos los estados anímicos que llamamos "negativos" y que empiezan en la tristeza, van bajando por los senderos de la depresión, luego se hunden en la desesperación hasta caer al barranco de las ideas suicidas, son bajones en el nivel de valores de la autoestima. Así que el primer punto clave es que, para ser felices hay que tener el autoestima lo más llena posible de valores.
La primera cosa a tener en cuenta es que los valores no son estables, los valores son inestables, dinámicos, cambiantes, en un momento valen y en otro desaparecen: algo que pudo ser valioso para mí hace cinco años, tal vez no lo sea hoy, y algo que valga hoy para mí, quizás no valga dentro de seis meses. Esto es fácil de ejemplificar en las desilusiones amorosas de pareja, basta imaginar una pareja que se enamoran a los 17 años siendo estudiantes, sus valores van a ser muy diferentes a los 23 años cuando sean profesionales y salgan al mercado laboral. Si durante los años de noviazgo no cultivaron los mismos valores, el naufragio de la relación será inevitable, cuando habiendo perdido los valores iniciales por los que empezaron la relación a los 17 años, cada cual se interesará exclusivamente por los nuevos valores creados y al no tener metas comunes con su contraparte dejará de valorizarla: amor significa valor, amar significa valorar, enamorarse es ver los propios valores en el otro.
Si apelamos a la axiología (ciencia que estudia los valores humanos) nos vamos a encontrar con que hay muchos tipos de valores, que, ante todo, hay valores económicos, porque son los más fáciles de valorar ya que su precio los define. Luego, digamos que hay valores estéticos. En el modelo actual de estética femenina, una mujer será más valiosa, por bella, mientras más se acerque a las medidas 90 60 90, estandarización del modelo saludable para la mujer, ¿saludable? ¡Sí!, la belleza no sólo es importante para los seres humanos, la estética es algo que compartimos con los animales, algo mucho más primitivo de lo que, en especial a los artistas, le guste pensar. El concepto de belleza es un valor desde la era biológica, la belleza es la ausencia de signos de enfermedad, la belleza es una forma de selección natural. Ninguna vaca aceptaría ser montada por un toro enfermo, así como la pava real sólo acepta el pavo de más resplandecientes plumas. Otro valor convencional es el academicismo, un titulo universitario es considerado un valor por cualquiera; pero hay muchísimos otros valores, valores morales (ser honesto, cortés, discreto, entre otros), valores espirituales (pertenecer a un credo o religión, ser fiel, altruista, entre muchos), valores sociales (reconocimiento, amistades, notoriedad), valores familiares (ser buen hijo, distinción, cultura, folklore).
En la Escuela de Psiconomía clasificamos los valores propios a través de cuatro verbos: saber, hacer, tener y ser. Valemos por lo que sabemos, hacemos, tenemos y somos. En fin, hay miles de valores, y la mayor parte de la gente los cultiva. Entonces ¿por qué hay tanta gente triste?
Discúlpenme por asegurar lo obvio, la razón por la que hay tanta gente triste a pesar de cultivar lo anteriormente expuesto es porque NINGUNO DE ESOS SUPUESTOS VALORES VALE NADA EN SÍ MISMO. El grave error de la gente es haber confundido el fin con los medios. En realidad, el dinero, el academicismo, la estética, lo moral, etc., no son «valores», sino meramente «medios» para alcanzar el único y exclusivo valor que hay: «la satisfacción».
Yo puedo valorar mi teléfono siempre y cuando el aparato me produzca satisfacción al permitirme hablar con mis amigos; pero si cada vez que agarro el teléfono y marco un número me da equivocado o me da un corrientazo, el teléfono ya no valdría para mí por no producirme satisfacción y lo tiraría a la basura.
Ahora tratemos de ejemplificar las consecuencias de que se confundan los medios con los valores.
El ser italiano de sangre, con un árbol genealógico de pura sangre italiana por generaciones y generaciones, me da derecho al primer ejemplo que utilizaré para marcar la confusión entre los medios y los valores, y el consecuente resultante de infelicidad. En Venezuela hay muchos italianos inmigrantes que lograron hacer grandes fortunas, pero viven una vida miserable, en varias oportunidades representantes de esta élite, todas personas entre los 60 y 70 años, me han preguntado algo así: «Mario, como es posible que yo, que he trabajado toda la vida para progresar y tengo una empresa y algún dinerillo guardado, sea menos feliz que el obrero que gana sueldo mínimo y juega dominó bajo una mata de mango» y yo le respondo «bueno, es simple: porque tú eres un imbécil». A lo que replican indignados «¿cómo me llamas imbécil?», y yo explico, «Simple, porque resulta que todos los millones que tú tienes los guardas recelosamente en un banco, o los sigues invirtiendo para generarte más trabajo, luego, no duermes bien por miedo a perderlos, luego, eres  esclavo de tu dinero. En realidad no puedes usar el dinero para vivir bien ya que todo el día estas trabajando, y ahora a tus 60 años trabajas mas horas que antes, eres pertenencia de tus pertenencias y como verás, el dinero no te sirve para producirte satisfacción y por ello vives una vida miserable. La razón por la que te llamo imbécil es porque desconoces el «para qué» trabajaste tanto, confundiste el medio con el valor».
Veamos ahora un ejemplo con el valor estético. Durante varios años trabajé como terapeuta para un reconocido concurso de belleza, atendí muchas misses antes, durante y después del certamen de belleza, mujeres de sorprendente hermosura; pero ¿por qué acudían a mi consulta? Por anorexia, bulimia, depresión. Para ellas ser 90 60 90, más que producirle satisfacción, era una tortura, una terrible obsesión que las atormentaba con la fobia de engordar.
Ahora pasemos a otro ejemplo donde trataré de representar la verdadera crueldad de la acumulación de medios sin usarlos para alcanzar el valor. Supongamos que yo tengo cuatro títulos universitarios, y supongamos que trabajo como taxista. Esos títulos me van a pesar en el alma, me harán sentir fracasado por haberme dedicado al academicismo y estar trabajando como taxista. Mejor sería no tener esos 4 títulos y podría ser un "taxista feliz" y no "un profesional fracasado". Éste es el error por el que hay tanta gente triste, por caer en la trampa de creer que acumulando medios, y no usándolos, se logra la felicidad.

Conclusiones:
1) Todos los valores en realidad son medios para alcanzar satisfacción, y el valor en potencia se transforma en tal cuando produce satisfacción. No se trata de ir al teatro a escuchar Mozart, se trata de disfrutarlo. No se trata de comer un asado, se trata de saborearlo, de compartirlo con alegría. No se trata de tener dinero sino de usarlo e invertirlo en bienestar.

2) El error más grande del siglo pasado en la búsqueda de la felicidad ha sido el creer que acumulando medios se alcanza la buena vida y el truco no es acumular sino usar.

3) La tendencia a volvernos pertenencia de nuestras pertenencias, nos aconseja tener "lo necesario que es suficiente" para ser feliz. Entendiendo la felicidad como la capacidad de disfrutar todo lo del día.

4) El "ciudadano del mundo" debe esmerarse en conocer y practicar la "justa medida".

La comida da "Alegria"


sábado, 27 de noviembre de 2010

Consulta Portátil de Psicología en Buenos Aires (5) Sobre la amistad

El Ego exaltado, un invento argentino

La amistad le da color
al blanco lienzo de la vida
Sé que generalizar no trae nada bueno y menos aún algo cierto, y, sin embargo, algunas veces es inevitable. En el caso de los bonaerenses es muy difícil que alguno de ellos desmienta la generalización de que: todos los porteños (habitantes de Buenos Aires) comienzan cualquier conversación con el pronombre “Yo”… «Yo hice, yo hago, yo haré, yo sé, yo supe, yo soy, yo seré...»
Para evitar conflictos y poder llegar al punto en que la conversación con un candidato a nuevo amigo en Buenos Aires llegue a algo, hay que resignarse a que recién en la cuarta o quinta entrevista el monólogo se transforme en diálogo.
Si un extranjero quiere hacer un amigo en Buenos Aires debe aceptar  lo que ellos llaman “derecho de piso” que significa escuchar mínimo tres veces la historia de su vida (con todas las mentiras que sólo cuentan a los extranjeros porque no podrían desmentirlos), y recién durante la cuarta conversación, el candidato a futuro nuevo amigo (que continuará contando por cuarta vez su biografía), se dignará a preguntarnos de vez en cuando «¿Ya te conté qué…?» Y ante nuestras repetitivas respuestas «si, ya me lo contaste varias veces» el candidato a nuevo amigo argentino se irá desalentando de su afán biográfico y comenzará poco a poco a permitirnos hablar y después del décimo u onceavo encuentro tal vez inicie a escucharnos. Hacer amigos en Buenos Aires implica paciencia. Pero les aseguro que, al final, vale la pena.

Lo bueno de las reglas son las excepciones: Una amistad llamada Enrique
Yo estudié en Buenos Aires y por ello la mayoría de mis amigos hoy también son colegas, pero yo no sólo era estudiante, ante todo era adolescente, que al contrario de lo que los adultos tendemos a pensar, no es poco decir. La adolescencia y primera adultez es la época más desquiciada, temeraria y sin sentido de la existencia (¡claro! para quien la viva, porque hay muchos que sólo la pasan a la sombra de sus padres, para ellos no es esta reflexión), la adolescencia es un principio, un principio de algo que nadie sabe qué es y mucho menos hacia dónde va, por ello, emprender un camino sin dirección, empezar a caminar a ciegas de por sí es una locura y por ende quien no pasa por loco en su adolescencia pues simplemente no la vivió.
Todo inicio es loco
La primera carta del Tarot de Marsella es “El Loco”, y simboliza algo cierto: todo inicio es una locura y toda invención es un inicio; y a los 18 años mi amigo Enrique Venancio y yo estábamos inventándonos, supongo que con el mismo ímpetu que Einstein puso en sus formulas (consideradas locas al principio) o con el que Graham Bell inició la invención del teléfono (considerado un artilugio loco e innecesario por sus coetáneos), nosotros éramos jóvenes y locos pero por sobre todo, amigos.
¡Que grande es la amistad cuando se está perdido! Uno es la tabla de salvación del otro, es cosa de supervivencia, es cosa de vida o muerte, ¡que grande es la amistad a muerte! Lo curioso es que con Enrique no compartía el interés por la psicología, él no formaba parte de mis compañeros de universidad o del grupo de estudio psicoanalítico, Enrique era uno de los pocos amigos con quien compartía simplemente la incertidumbre curiosa de la adolescencia. No hablábamos de Freud ni de Lacan (temas recurrentes con mis otras amistades), hablábamos de nuestras familias, de lo jodidos que eran nuestros padres, de religiones, de política y de las chicas (tema preferido por encima de cualquiera).
"Mateando" con Enrique Venancio
Yo admiraba de él su inventiva para ganar dinero, él decía que admiraba de mí que, después de un fin de semana de boliches y farra, apenas estudiando unas horas por la mañana, trasnochado y con Led Zeppelin a todo volumen, lograba la más alta calificación en el examen del lunes. Pero si tuviera que declarar cuál era la mayor destreza que compartíamos en aquella época, sin lugar a dudas era la de encontrar cómo pasarla bien sin un centavo en el bolsillo, ¡cómo añoro aquella creatividad!

Las épocas van quedando atrás, no está dicho que pase lo mismo con la amistad
Pero las responsabilidades estaban esperando a la vuelta de la esquina y al graduarme, al trabajar y viajar se perdió el contacto. En el momento que dejé de ver a Enrique apenas pasábamos la veintena, ya éramos adultos, pero seguíamos siendo rebeldes sin causa. ¿No es lógico que cada uno pensara del otro que terminaría hundiéndose, naufragando en los vicios o fracasando en una vida sin rumbo? (en realidad no había rumbo cuando nos dejamos de ver, así que era casi un pronóstico probado lo del naufragio).
Veinticinco años después nos reencontramos por Internet. La conversación fue intermitente y parca, difícil es que tanta historia acepte un mail como intermediario.
Unos meses más tarde, volví a Buenos Aires y se dieron muchos reencuentros con colegas. Pero ¡bueh!, los años pasan y las cosas en común cambian o se pierden o se descubre que no habíamos compartido nunca los mismos valores. Me reencontré con varios ex compañeros de estudios con los que intercambiamos ideas, además tenía reuniones pautadas previamente con conocidos por asuntos de trabajo y proyectos.
¡Cuantos reencuentros poco afortunados tuve! ¡Más bien debería llamarlos desencuentros!, con ex amigos de la vida (en un tiempo) y ahora amigos de la melancolía, gente que de entrada me apesadumbró con sus pesares, donde el reencuentro quedaba en segundo plano ante sus preocupaciones usuales de «tal plan que voy a hacer, de tal dinero que debo pagar, de tal problema que debo resolver».
«¿Y yo qué? ―me preguntaba por dentro―, también tengo cosas de qué quejarme pero no vienen al caso en este momento, ¿no debiera ser el reencuentro mismo lo más importante ahora? ¿No debiera ser nuestro centro de interés la sorpresa de volver a vernos con las curiosidades que el tiempo ha esculpido en cada uno?» De nuevo se hizo presente el narcisismo exaltado (del que hablé en el primer párrafo de este post), estas personas que algunas vez consideré amigas ya no les importaba la amistad (o no la valoraban tanto), sus problemas cotidianos opacaban cualquier intercambio, su egoísmo les impedía disfrutar del reencuentro con un viejo amigo, y, por sobre todo, les impedía darse cuenta que yo no tenía ningún interés en escuchar sus cuitas maritales, sus proyectos financieros, sus quejas domésticas, sus planes de comprar casa nueva o coche del año.
Erróneamente pospuse el reencuentro con Enrique. Mi esposa me hizo ver algo que no había concienciado: tenía miedo a cómo encontraría a Enrique a cómo estaría, y por ello me había dedicado primero a los reencuentros con colegas con los que por lo menos estaba seguro de tener la profesión en común.
Alegría de reencontrase vivos
Aquí en "Plaza Mayor"
en el barrio de Monserrat
Pero Enrique fue Enrique, la amistad estaba allí esperando. ¡Sólo Enrique Venancio estuvo dispuesto a celebrar la alegría de que estábamos vivos! y que, en contra de todas las estadísticas, no habíamos sucumbido ante los avatares del mundo.


La vida es para "brindarla"
El reencuentro con Enrique Venancio fue una fiesta, un vivir el momento, un verdadero reencuentro que borró cualquier vestigio de lo que uno pudiera tener aún perdido. ¡Sí!, es verdad que hablé de mí mismo, pero sólo fue para hacerle saber que estaba bien, y él también habló de sí pero sólo porque yo le pregunté qué hacía y así me enteré de sus éxitos, de la próspera empresa que dirigía y de su tesoro familiar (esposa y dos hijos); 
En el Café Tortoni
(fueron 3 botellas de Champagne)
pero ante todo nos escudriñamos para recomponer en nuestra memoria el semblante del otro: yo tuve que incluir en mis recuerdos su actual expresión seria de empresario y padre de familia, y supongo que él haya tenido que redefinir en los suyos mi talante tal vez más pausado, más asentado, ¿menos loco?
Escribo esto para aportar a quienes me leen alguna pista sobre la amistad. Estoy convencido de que sólo si un amigo hace del reencuentro una fiesta, sólo si logramos que nuestros pesares pasen a segundo plano en ese momento, sólo si estamos seguros que, aún estando en el propio lecho de muerte, de reencontrarnos con esa persona, lo primero a sentir sería la alegría y la sonrisa y el abrazo y la euforia de volver a vernos, sólo si estamos seguros que el placer del momento vendría antes de contarle cuanto dolor padecemos y de cómo nos estamos muriendo, sólo si sentimos que así sería el reencuentro, podríamos asegurar que en esta vida tuvimos un amigo.


Lis, siempre alerta tratando de inmortalizar los momentos
El "ciudadano del mundo" de seguro tiene claro que: sólo al momento de morir sabremos si una amistad lo fue siempre o nunca, porque se puede amar u odiar por un momento, por un día, por veinte años o por toda la vida, pero amigos, amigos de verdad, se es siempre o nunca se lo fue.

Consulta Portátil de Psicología en Buenos Aires (4) La teoría de las ventanas rotas

La teoría de las ventanas rotas

En las ciudades como en el
vidrio, una raja agrieta el resto
«Consideren un edificio con una ventana rota. Si la ventana no se repara, los vándalos tenderán a romper unas cuantas ventanas más. Finalmente, quizás hasta irrumpan en el edificio, y si está abandonado, es posible que sea ocupado por ellos o que prendan fuegos adentro».
El libro de George L. Kelling y Catherine Coles sobre «La teoría de las ventanas rotas» se fundamenta en la anterior consideración. Pero a su vez, esa consideración se basa en un experimento que realizó Philip Zimbardo, psicólogo de la Universidad de Stanford en 1969:
1. Abandonó un coche en un barrio pobre, en el Bronx de Nueva York, sin placas de matrícula y las puertas abiertas para estudiar qué ocurría. A los 10 minutos empezaron a robar sus componentes. A los tres días no quedaba nada de valor. Luego empezaron a destrozarlo.
2. Abandonó otro coche en las mismas condiciones en un barrio acaudalado de Palo Alto, California. No pasó nada. Durante una semana el coche siguió intacto. Entonces, el psicólogo dio martillazos a la carrocería y esto actuó como señal vandálica para los virtuosos ciudadanos de Palo Alto, porque a las pocas horas el coche estaba tan destrozado como el del Bronx.

Mis propias ventanas rotas
Una ventana rota es
una señal para los vándalos
Recuerdo la fascinación que nos producía en la infancia a mis primos y a mi ver estallar el vidrio de las botellas bajo el proyectil lanzado con nuestras hondas de hule, y el non plus ultra del goce se obtenía al disparar y reventar los cristales de las ventanas. Pero nuestra estricta formación cívica jamás nos habría permitido apuntar a la ventana de una casa. Sin embargo, las veces que en nuestras peregrinaciones de cazadores furtivos por los terrenos baldíos del pueblo encontrábamos alguna edificación abandonada con alguna ventana rota, inmediatamente éramos seducidos por el llamado casi místico a terminar de romper el resto, recuerdo que era una sensación tajante como un imperativo categórico, y el ritual que seguía era siempre el mismo: nos mirábamos los unos a los otros para acordar el procedimiento, luego, hinchados de valor y decisión firme, cargábamos nuestras hondas con sendas piedras y disparábamos como si fuéramos soldados en el frente de batalla cumpliendo con un heroico juramento. Sí, eso era lo que sentía: que un invisible general de tres soles nos había dado una orden y nosotros cumplíamos nuestro deber: no dejar un solo vidrio en pie.
“La teoría de las ventanas rotas” nos alerta sobre la influencia del medio en nuestro comportamiento. Una acera sucia nos incita a olvidar la convicción de cuidar el ambiente de la misma manera que participar en un grupo de gente risueña nos invita a reír y un ambiente melancólico nos pone tristes. ¿Es simple mimetismo? ¿Simple contagio? NÓ, seguro que no. Recibimos señales, avisos y hasta órdenes del ambiente. Cuando entramos a una casa engalanada de blanco, con muebles de revista de decoración, los muebles nos dicen: «¡Mírame y no me toques!» Mientras que si entramos a un baño sucio no sólo nos desmerece cualquier cuidado por dejar alguna gota de agua regada sino que, de alguna manera, colaboramos a ensuciarlo más como si el baño nos estuviera ordenando: «¡Ensúciame!» A este fenómeno me refiero cuando critico los grupos de melancólicos, las asociaciones de gente que ha tenido pérdidas y se agrupa formando agrupaciones al estilo “Mujeres divorciadas” o “Deudos del VIH”, porque la matemática más simple nos alerta que el resultado final será el desaliento elevado exponencialmente a la cantidad de sus miembros.
El ambiente nos habla, nos dice cómo comportarnos, nos dirige, nos manda. No se trata de que sólo nos de permiso para tal o cual cosa sino que ¡nos comanda! ¡Dime en que estado está lo que te rodea y te diré cómo actuarás!

Ciudades Frágiles
Las ciudades latinoamericanas son particularmente frágiles, un político, un decreto, un sindicato, una agrupación vandálica, un simple mal hábito, es suficiente para astillarlas de muerte.
Buenos Aires es un ejemplo de la fragilidad urbana. La otrora Capital de Latinoamérica en pocos años ha cambiado el semblante: indigentes, basura, aceras rotas, autos y buses descarburados, contaminación deliberada, y mendigos, muchos mendigos, muchísimos mendigos ¡demasiados mendigos! Caminar por sus calles me rememoró continuamente la fábrica de mendicantes de “El callejón de los milagros” de Naguib Mahfuz. Y, al anochecer, Buenos Aires se transforma en un gran basurero, los “cartoneros” (personas que se dedican a la recolección y venta de cartones y metales para reciclaje y que están respaldados por un grupo mafioso) rompen las bolsas de basura y dejan las calles regadas de desperdicios que el viendo y los autos desparraman por dondequiera. De verdad que la cosa es tan triste que la tristeza desplaza y empequeñece la otrora melancolía romántica del tango (sí, ya ni la nostalgia del tango es igual, la avidez por chupar la billetera de los turistas lo ha despojado de su mística).
Los cartoneros riegan la basura,
el sucio genera más sucio
Y ni hablar de que en la ciudad del los cafés y los bistrós la salubridad pública brilla por su ausencia, unos años atrás se podía comer en cualquier restaurante confiando en la higiene porque parecía que todos los porteños siguieran el mismo patrón de mi madre: «pobres pero limpios». No, nada de eso, ahora (agosto del 2010) los bares y restaurantes de clase media, las fondas y tabernas cotidianas han sucumbido a la desidia y distan mucho de ser higiénicamente confiables, con cocinas sucias y pisos mugrientos con baños destrozados e infuncionales tapizados de melaza de orín resecado. Hoy Buenos Aires es smog, ruido, sucio, basura, mendigos y cartoneros que transforman la melancolía romántica de antaño en simple desaliento. La ciudad se está quebrando, la extrema vulnerabilidad de su equilibrio está cayendo bajo «el efecto de las ventanas rotas» (contagio de las conductas inmorales o incívicas), lo que hace que la altanería porteña que antes era tolerada por los foráneos por considerarla una curiosa particularidad de su idiosincrasia, ahora se vea ridícula: «se están hundiendo con la nariz respingada».

Cercos y controles represivos: inocentes intentos de rellenar
los vacíos políticos y de conciencia ciudadana
Los organismos encargados de la limpieza y el orden hacen lo inhumano, me consta, pero ninguna ciudad puede soportar el peso de la falta de conciencia ciudadana.
Un taxista, enojado por el embotellamiento causado por piqueteros (los piqueteros son mercenarios de la protesta de calle) que trancaban la Av. 9 de Julio, exclamó con rabia (sin saber de mi relación con Venezuela) «¡Es que ahora somos todos chavistas!».

Los "piqueteros" mercenarios urbanos de la infelicidad.
Y si, parece cierto, en los tres años que falto de Buenos Aires pareciera que hubiese pasado el mismo vendaval que vi llevarse lo poco de buen vivir que quedaba en Venezuela, tal vez esa sea la causa principal del desafuero: la transvaloración de los valores que gira por Latinoamérica con la desquiciada intención de cambiar la pobreza, pero no eliminándola sino dándole un nuevo estatus: «si todos embasuramos, si todos escupimos en el piso, si todos enfermamos de amibiasis si a todos nos da dengue y mal de Chagas ya la pobreza no se notará». Tentación de ventanas rotas.

Buenos Aires, ciudad frágil, no permitas que te cambien del todo el significado del estribillo: “Mi Buenos Aires querido ¿Cuándo te volveré a ver?...

BUENOS AIRES, CIUDAD DE CIELOS AMBIVALENTES (vídeo)


viernes, 26 de noviembre de 2010

Consulta Portátil de Psicología en Buenos Aires (3) Escatología porteña.

Buenos Aires bajo excrementos
Así como en mi época de estudiante en Buenos Aires una canción de Miguel Mateos (Zas) lanzaba el grito en las radios «En la Argentina hacen falta huevos», creo que llegó el momento de decir que «en las calles de Buenos Aires hacen falta huevos y bastan los de codorniz» porque de lo que se trata es de tener la mínima bravura de poner una ley, pero no una ley con la altivez de la ley de policías de Macri, sino una simple ordenanza decente contra la mierda, sí, así como lo digo, una ley de mierda, porque no se puede decir de otra manera, las aceras de Buenos Aires están llenas de mierdas que ameritan regulación. Y es que las aceras de Buenos Aires están plagadas de excremento de perro.
No puede ser que los canes en Buenos Aires tengan derecho de anarquía (escatológicamente hablando), no puede ser que la gente pasee impunemente su mascota dejando un rastro de excremento delante de las puertas ajenas. Tuve oportunidad de detenerme a ver una viejita encapotada con tapado de piel de zorro gris que paseaba su perrito enano y que sonreía mientras el can de cuatro pulgadas dejaba un sorete más grande que él frente al zaguán de entrada de un edificio. La viejita del tapado hecho con las pieles de toda una familia de primos de su perro ¡Sonreía contenta por la gran hazaña de su perrito! ¡Que narcisismo escatológicamente alterado! ¡Esa misma señora probablemente sea (en su casa) una maniática de la limpieza y obligue a sus invitados a descalzarse para no rayar o ensuciar sus pisos de parquet plastificado!
Un día, mi esposa y yo decidimos seguir por unas cuadras a uno de esos muchachos que se ganan unos pesos paseando perros ajenos y que van por la acera llevando de la correa a tomar aire fresco a una veintena de canes, al principio lo observamos recoger calmosamente animales en las casas y edificios del barrio de San Telmo, luego tuvimos que apurar el paso porque el muchacho empezó a caminar ligero halando a los canes como para no darles tiempo de accionar sus esfínteres y así siguió su marcha nerviosa hasta cruzar la Avenida Independencia. Ya del otro lado, o sea, cruzando la frontera del barrio donde viven los dueños de los perros que llevaba, se detuvo a que los animales hicieran de las suyas. Se paró en la primera esquina y los canes depositaron unos diez regalos secos y cinco húmedos, luego se detuvo a mitad de la cuadra siguiente y fueron tantos los secos y húmedos que nos dio asco contarlos (el lector tiene todo el derecho en pensar que el matrimonio Fattorello no tiene nada que hacer si anda persiguiendo jaurías de perros y estudiando sus procesos intestinales, pero me defiendo recordándoles que la búsqueda de la “ciudad mundial” y del “ciudadano del mundo” es algo que nos hemos tomado muy en serio y por ende debemos ser escrupulosos en todas nuestras observaciones). Lo cierto es que pudimos comprobar que este delincuente múltiple (así como hay condenas especiales para los Serial Killers debiera existir leyes y penas especiales para estos enmierdadores masivos), llevaba a los canes a depositar sus excrementos en el barrio de al lado.

El "paseador" de perros en realidad es un valet de váter.
Así como hay leyes que prohíben que un país contamine con sus desechos tóxicos a otro, debiera estar prohibido que el can de un barrio deje su caca en el barrio vecino. ¡Vamos, es cosa de sentido común, tanto el que cada quien se haga cargo de su propia miseria como el que nadie se quiera hacer cargo de la miseria del otro! Pero seguramente la cosa no pasa a mayores porque los del barrio donde los perros de San Telmo defecaron, llevan a sus perros a defecar en San Telmo. ¡Lo que es igual no es trampa! ¿Entienden esta filosofía barata? ¡Todos pisan mierda, pero como no es la propia….!
Lo cierto es que Buenos Aires Capital está bajo el dominio fecal de los perros.
Esto debe ser regulado. Y me siento con especial derecho a denunciarlo porque pertenezco a esa gran cantidad de latinoamericanos que nos hemos pasado la vida hablando bien de Buenos Aires, soy parte de los que hemos contribuido a crear (en el imaginario colectivo) la idea de que Buenos Aires es la eterna París de La Belle Époque, la capital latinoamericana del buen gusto y las aceras para caminar. En fin, nadie espera que las aceras de Caracas estén limpias, ni las de Guayaquil, ni las de La Paz, pero Buenos Aires es un ícono y eso implica una responsabilidad.
El rastro excrementicio perturba lo que la ciudad puede ofrecernos, Buenos Aires tuvo la suerte de que en su periodo de planificación como ciudad capital a finales de 1800 el encargado de la programación urbanística se inspirara en los bulevares de París, y propulsara la construcción de amplias aceras para que la gente pudiera pasear y admirar la arquitectura de los edificios (que fue proyectada para que representara las tendencias del momento), y que hoy nos muestra una colección inigualable de art nouveau, neoclásico y ecléctico que pareciera puesto allí sólo para el disfrute de los viandantes. Pero la poesía se acaba cuando tenemos que caminar mirando al piso para no pisar una caca de perro.
Trataré de ilustrar la idea con una anécdota: camino del brazo con mi esposa, vamos lo más cercanos posibles para generar ese halo de calor que contribuye a disminuir el frío del invierno austral (esa es la excusa, la verdad es que no hay nada mejor que andar juntito al ser amado), y vamos conversando, y voy diciendo: «Mira esa fachada neoclásica parece que fuera...» «¡Merd!» ―prorrumpe mi esposa―» (“merd” es la señal de alarma para evitar pisar una caca de perro). Después del correspondiente saltito, trato de continuar la conversación, «¿te diste cuenta que los porteños no pierden oportunidad para…» «¡Merd!».
«¡No! ¡Así no se puede sostener una conversación!»
Por más que se vista de seda....
Al momento de editar este escrito de Agosto de 2010, (ahora es noviembre del 2010) acabo de regresar a Venezuela de un viaje corto a España. Y fue el hecho de encontrarme en Barcelona con el mismo problema lo que me motivó a editar este escrito de hace meses. ¿Es que la anarquía fecal de los perros está desatada? No, seguramente tiene que ver con algunas de estas tendencias actuales a querer más a los animales que a tu prójimo. Pues espero que este post sirva para levantar un grito más contra quienes no se apiadan del hambre del vecino y compran pellets de salmón ahumado para el gato de la plaza. Está bien la solidaridad con la vida en general, pero las amebas que mataron a mi vecino también eran cosas vivas y sinceramente mi vecino hubiera preferido que fueran cosa muerta antes que morirse él, ¡Ah, y él también tenía un perro!
Se dice que «quien tiene tienda que la atienda». Pues creo que quien tenga mascota debe atenderla y entender que sus inmundicias son parte de ella.
Buenos Aires ¡Date tu lugar! ¡No nos hagas quedar mal! Hay otros países, hay otras ciudades de las que no se espera más de tanto, es más, de algunas no se espera absolutamente nada, como el caso de las ciudades de Venezuela donde las prioridades son otras, como lograr regresar a tu casa sin que te asesinen en el camino y por ello la suciedad en las calles es una nimiedad secundaria. Pero Buenos Aires tiene otra responsabilidad, la de ser un patrimonio de todos y todos esperamos mucho de ella.
Injusto sería no mencionar que hay ciudadanos concientes que pasean a sus perros con bolsas para recolectar sus residuos

martes, 9 de noviembre de 2010

Buenos Aires (2): La “Psicorentabilidad”. Nueva pandemia entre psicoterapeutas

Psicología enlatada

No debiera ser necesario aclarar que soy responsable de todo lo que escribo en este blog y que si alguien se siente ofendido o aludido por mis notas tiene derecho a réplica en la sección de comentarios. Aún así lo aclaro porque al sentarme a escribir este post presiento que la indignación que me atribula dificultará que encuentre eufemismos al momento de dar mis opiniones sobre cierta situación actual de la psicoterapia en Buenos Aires.
Pero antes debo aclarar que los psicoanalistas, neurólogos, psiquiatras y psicólogos argentinos que fueron mis profesores en Buenos Aires los tendré siempre en un pedestal de honor, valor y agradecimiento por no haber sido nunca reticentes en enseñarme todo lo que sabían, mi deuda con los profesores argentinos es impagable, mi reconocimiento es inmarcesible y mi admiración casi mística. Y es justamente esta admiración hacia los profesionales de la salud mental de Argentina la que hizo que me indignara con la actitud de algunos colegas bonaerenses en el reencuentro de este año (2010).
Para reasegurarme, vuelvo a enfatizar que de ninguna manera las observaciones que haré sobre algunos psicoterapeutas en las próximas líneas son atribuibles a la mayoría de los profesionales de la salud mental de Buenos Aires, al contrario estoy seguro que corresponden a una minoría, pero una minoría que trata a muchos pacientes y de allí su trascendencia.
Y para que mi juicio no sea visto de entrada como una calumnia, comenzaré hablando de las causas antes que de las consecuencias.
Resulta que en Buenos Aires, por ser desde hace mucho una capital mundial de la psicología ha logrado incluir la psicoterapia como componente de la “cesta básica” de la familia porteña (un altísimo porcentaje de la población acude a consulta psicoterapéutica), y así las “obras sociales” han incluido en sus programas de salud el tratamiento psicológico. Seguros sociales del estado como Pami (seguro social para jubilados), y seguros privados como OSDE (Organización de Servicios Directos Empresarios), entre otros, ofrecen a sus afiliados consultas con los psicoterapeutas de su staff. Estos psicoterapeutas (psiquiatras, psicólogos) perciben unos 8 -10 dólares por paciente visto, con lo que, para redondear su salario, los terapeutas se transforman en ballenas con la boca abierta tratando de tragar todo el krill (léase pacientes) que puedan. ¿El resultado de esto? ¡Imagínenselo! ¡Una docta salvajada!
El elemento común de todos los sucesos que ocasionaron mi indignación, fue la frecuente utilización, por parte de algunos psicoterapeutas que trabajan en estos sistemas masivos de salud, del término “rentabilidad” al referirse a la atención de pacientes y a las terapias utilizadas. Allí donde yo esperaba que se hablara de «efectividad terapéutica», «remisión de síntomas», «curación», «alivio», «investigación» y «descubrimiento», se repetía el comentario «esto no es rentable» o « aquello es más rentable».
Para muestra un botón, hablando con un psiquiatra de uno de estos servicios le pregunto:
—¿Y qué tipo de psicoterapia haces con tus pacientes, acaso psicoanalítica?
A lo cual me respondió:
—No, no, para nada, la psicoterapia no es rentable, se necesita demasiado tiempo, para bancarme esto debo ver por lo menos cuarenta pacientes diarios, yo les doy medicamentos, con psicoterapia no me daría la base.
¿Se entiende lo que trato de decir? Otro psicoterapeuta me cuenta: «Bueno Mario, yo trabajo 16 horas al día para que me den los números y preparo algunos talleres, tú sabes, “enlatados” y ese tipo de pavadas que le vendemos a organizaciones gubernamentales, fundaciones, etc
¿Dieciséis horas al día atendiendo pacientes? ¡Eso no es psicoterapia, es un desquiciado maratón! ¿Enlatados y pavadas? Por definición estas cosas nada tienen que ver con la psicología, ya está dicho, son pavadas enlatadas, pero la cosa no es tan sencilla, porque en estos discursos hay un gran ausente, que es el personaje principal del asunto: el paciente, que es quien se traga el botulismo de los enlatados.
Un colega me propuso, de buena fe, trabajar con su equipo (para atender cientos de pacientes en tiempos impensables) y antes de poder negarme cortésmente, comenzó a mencionarme los tramites que debía realizar para ingresar y en primer lugar mencionó: «Necesitás el “Seguro de mala praxis» (un seguro para resguardarse de una demanda por mala práctica profesional). Sentí una alarma entristecedora por dentro (la pena ajena no me permitió expresar lo que pensaba). «¡Qué cola de paja! Lo primero que piensa es en resguardarse de ser juzgado por el cadáver que ya guarda en el refrigerador-pensé a lo Breton-». Deshonestidad premeditada. ¡Y, claro!, con un sistema que propone psicoterapia para todos pagando una miseria a los terapeutas es lógico que se propague la mala praxis. Pero he aquí el centro de gravedad del asunto: debieran ser los psicoterapeutas mismos los que no aceptaran en posición genuflexa la aberración propuesta. ¿Cuánto cuesta la conciencia de un psicoterapeuta?
Desde este momento me declaro militante de la cruzada para que la “Psicorentabilidad” se incluya en la semiótica psiquiátrica como una enfermedad grave (y peligrosa) a la que están expuestos los trabajadores del área de la salud mental (en especial los que trabajen en sistemas públicos de salud en Latinoamérica).

Al final, el psicoanálisis sigue con la ética en alto

Cuando en 1993 tomé la decisión de alejarme del psicoanálisis lo hice con firme convicción de que debía emprender un camino hacia una psicoterapia más efectiva para el paciente. En aquél momento dije en un congreso psicoanalítico que me alejaría porque lo que ellos llamaban “psicoanálisis” a mi se me iba pareciendo cada día más a un romance entre el terapeuta y el paciente (en el psicoanálisis clásico la duración de la terapia era calculada en años de tratamiento de cuatro sesiones a la semana). El motivo principal de mi búsqueda de terapias más breves y rechazo a los tiempos psicoanalíticos radicaba en que reconocía “la velocidad y la efectividad” como los valores más evidentes de fin de siglo, y ante estas demandas culturales las terapias de larga duración eran anacrónicas, mi intención era crear una terapia más concreta, acorde a las exigencias del mundo del momento porque estaba claro que el psicoanálisis no marcaba las pautas del mundo, y que la gente pedía algo diferente y de no acudir a esta llamada habría sido como escupirle en la cara a Darwin.
Hoy en día siento que fui demasiado prepotente en mi aseveración, a pesar de que lo pronosticado terminó siendo cierto, me arrepiento del tono crítico y peyorativo con que denigré del psicoanálisis, porque hoy en día los psicoanalistas siguen siendo los más fieles a la investigación y a la vocación científica. Los psicoanalistas son los únicos que se han podido deslindar del mercado de la autoayuda, de los enlatados y de la “Psicorentabilidad” (el psicoanálisis es una terapia cara pero muy profesional y basada en el paciente, y nunca se podría someter a sistemas perversos de atención masiva).
Al desligarme del psicoanálisis automáticamente estaba entrando al bando de “los demás”. Pero tristemente debo reconocer que algunos de “los demás” son “ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario”, la mayoría se dicen “eclécticos” (ser ecléctico significa saber un poco de todo y mucho de nada), dicen ser descendientes del psicoanálisis y de que estudiaron Lacan antes de darse cuenta que el mundo había cambiado (yo diría que dejaron de ser Lacanianos cuando se dieron cuenta que no lo podían entender si lo estudiaban mientras sacaban cuentas domésticas para cambiar el modelo de automóvil). Pero lo cierto es que pareciera que de Lacan les quedó lo que no entendieron. Lacan enfatizó: “Hagan como yo, no me imiten”. Pero el consejo no cundió y pareciera que hicieron lo contrario, porque terminaron imitándolo sin comprenderlo, y así se aislaron del mundo científico y entraron al sueño de contar lingotes, como dijo de Jacques Lacan la revista L'evénemente du Jeudi (que como la mayoría de las voces de la época, también desapareció): “El chamán del psicoanálisis, el gurú de los años setenta terminó su vida en el mutismo, coleccionando lingotes de oro, ávido de silencio y de dinero”. Así parecen haber decidido terminar varios de mis colegas “eclécticos”, esos colegas que “no son ni uno ni lo otro sino todo lo contrario” y que en general cayeron en la tentación pesetera de pensar la psicoterapia en términos de mercancía. La muerte de toda mística. La vocación ahogada por la finanza doméstica, el ocaso de ídolos que no llegaron a ser ni estatuillas de cerámica.
«Desubicados» los llamaría si estuviéramos hablando de una posición ideológica en una agora griega, pero como hablamos de atención a pacientes en un blog personal de alguien que cree en la ética, no hay alternativa en el calificativo: «criminales».

Por otro lado sale el Sol

Respiro hondo y me tranquilizo al recordar las fructuosas reuniones que pude departir en Buenos Aires con gente seria e interesada sobre los estudios e investigaciones que en la Escuela de Psiconomía hemos realizado, y de cuánto me nutrí del interesante trabajo que muchos colegas están haciendo en importantes campos de la psicología; lamento ahora la rabia implícita en los párrafos anteriores, lamento que lo malo tienda a opacar lo bueno así como una indigestión desvirtúa un suculento almuerzo.
Innumerables fueron los gratos tratos y enseñanzas que recibí en Buenos Aires, y repito, los buenos son los más, por ejemplo: Juan Carlos Feole, que dirige una comunidad terapéutica para droga-dependientes en la provincia de Buenos Aires, un trabajo de trincheras, soldados que se saben en guerra contra el flagelo de la droga y que como en cualquier guerra saben que «vale todo» y por ello deben inventar sobre la marcha estrategias nuevas y cada terapeuta termina volviéndose una eminencia anónima en lo particular de su enfoque.

Con el Psic. Genaro Juan Carlos Feole
Y como ellos son muchos los doctos batalladores que acrecientan las ciencias psicológicas en Buenos Aires. Muchos recién graduados y jóvenes terapeutas me enseñaron sus ganas de trabajar por la vanguardia científica y en general para colaborar en hacer del mundo un lugar mejor, muy especial fue conocer psicólogos que ayudan a los inmigrantes sin techo: todos héroes. Tuve la suerte de conocer al director de la revista “Actualidad Psicológica” que desde hace 30 años se mantiene en la vanguardia con un esfuerzo y calidad digno de un premio Nacional de las Artes y Ciencias. Me reencontré con profesores que recordaban discusiones filosóficas serias que habíamos sostenido 20 años antes: fue maravilloso.

Y es por eso que...

Y justamente porque existe esta gente honesta, proactiva, humana y seria, es tan grande la indignación por los que ven la profesión psicoterapeutica como una mercancía. En una relación medico-paciente, el paciente es un ser indefenso que pone su vida en manos del médico, por ello, la ética profesional es tan importante, porque la relación médico-paciente se presta para el abuso.
Y quiero terminar volviendo a enfatizar que “La Psicorentabilidad” es una enfermedad pandémica entre los profesionales de la salud mental, ahí se lo dejo a la ciencia para que trate de curarla ¿Cual ciencia? ¿La política? ¿La psicología? ¿La economía? ¿La ética?...

miércoles, 28 de julio de 2010

Consulta Portátil en Buenos Aires (1) Don Giovanni y la Misoginia

El Colón es...el Colón.
El Colón y Don Giovanni

Después de años de remodelaciones reabrieron el Teatro Colón. Y mi reencuentro con él no podía ser más impactante, vería la “Opera de operas”: Don Giovanni.
Al salir, sentados en un café, con un tinto Malbec grueso e inmejorable, y con Mozart como eco en los oídos, reflexiono sobre el donjuanismo y forzosamente sobre la «misoginia»

En el Colón se es más que expectador…
La Misoginia

El concepto de «misoginia» ha ido cambiando con el tiempo a medida que se ha profundizado en la comprensión de la naturaleza humana, y así, de su antiguo significado de antipatía hacia las mujeres, ahora se lo entiende como una serie de mecanismos complejos de ambivalencia (amor y odio simultáneo) hacia el sexo femenino, hasta el punto de llegar a considerar al donjuanismo como una de las expresiones más elevadas de la misoginia.
El hombre puede causar indiferencia. La mujer no.
¿La razón?
Reverencia obligada...
Tanto hombres como mujeres provienen de una hembra de la especie.
El amor hacia la madre es un amor “de hecho” y cada sentimiento lleva implícito su polo opuesto (consciente o inconscientemente).
Se desea lo que se necesita. Pero la necesidad revela una carencia del necesitado. El odio nace de una necesidad insatisfecha, se odia lo necesitado porque necesitarlo nos hace dependientes de él.
Un misógino guarda dentro de sí un deseo inconsciente de venganza hacia las mujeres. No lo sabe. Se siente atraído por ellas y no sabe porqué. Las desea con vehemencia. Cree que ése es su móvil. Luego las denigra, las humilla y maltrata en un vago intento de demostrarse y demostrar que no las necesitaba.
La técnica del misógino consiste en seducir hasta enamorar a la víctima, y cuando la tiene enredada en la fragilidad del embelesamiento amoroso, empieza a ponerle pruebas difíciles, humillantes, denigrantes. La mujer que ha caído en sus redes, sigue el juego porque el misógino se esmera en hacerle ver que lo que pide son pruebas (válidas) de amor. El misógino hiere sutilmente hasta verla llorar, humillada. En ese momento se tranquiliza y disminuye el ataque. Ha logrado su objetivo. La ha rebajado, la ha hecho sufrir, denigrado. Y el misógino siente que su deseo de venganza tiene un momentáneo alivio.
Pero pronto regresará a la carga.
El deseo vengativo del misógino nunca se sacia.
Ultrajar, buscar nuevas víctimas y seguir ultrajando, se le ha vuelto un placer inevitable, impostergable. Se hace adicto y como todo vicioso: insaciable. De esa necesidad de buscar siempre nuevas víctimas cae en el donjuanismo (siempre que sus dotes personales se lo permitan).
La mujer con más atributos femeninos es la víctima preferida del misógino. La belleza femenina lo perturba: ¿Quién se ha creído? ¿Se cree tan mujer que puede seducirme con sus encantos hasta hacerme desearla? La cacería del misógino empieza... y como ha pulido tanto sus estrategias, casi siempre logra su deseo: conquistar enalteciendo el ego de la víctima es su primera estrategia, la coloca sobre un pedestal para luego serrucharle el piso y disfrutar viéndola caer. De más alto caiga, más duro será el golpe y más grata la malvada satisfacción. Pero cabría preguntarnos cuál es el atributo más seductor del misógino, pues el donjuanismo mismo. Las mujeres se sienten atraídas por Don Juan justamente porque tiene muchas amantes, lo cual lo revaloriza exponencialmente ante sus ojos: la fama de haber tenido muchas mujeres genera la primera valoración rápida: ¡Algo especial debe tener! Pero la segunda valoración que la mujer hace del Don Juan es: Si él se interesa en mí, luego, yo valgo más que todas sus otras amantes.
Y esto es así porque la misoginia no es exclusividad de los hombres
La denigración entre mujeres es más que frecuente. ¿La razón? Ellas también provienen de una madre. Desde que el mundo es mundo nadie ha sido parido por el padre. Por lo tanto, si el deseo de venganza proviene de sus primeras relaciones afectivas, del rechazo por la dependencia de lo que necesitan, de una traumática relación con sus orígenes, las mujeres tienen tanta posibilidad de sentir ambivalencia hacia el sexo femenino como los hombres, lo que se evidencia en múltiples actitudes, desde la constante competitividad entre ellas, hasta los sentimientos misóginos que he podido observar en pacientes lesbianas promiscuas.
El odio hacia las mujeres es mucho más generalizado de lo que creemos. Pero, igual que con la mayoría de los aspectos de la personalidad, sólo vemos su fachada, normalmente enmascarada para ocultar la verdad (es condición de la verdad que en su forma natural aparezca disfrazada de lo contrario). Disfrazamos el mundo a conveniencia. Por ello la idolatría hacia la mujer, en la mayoría de los casos, es una transformación en lo contrario de ocultos sentimientos hostiles. Como si en el fondo no se perdonara a la madre por haberla necesitado y por haber dependido de ella.
El misógino se cree un San Juan Bautista tratando de lavar con su venganza sobre las mujeres el imborrable pecado original de haber sido hijo .